domingo, 14 de diciembre de 2008

NO SE QUEMAN LOS RECUERDOS


El pasado seis de diciembre nos enterábamos, a través de la Asociación Bodón, de un terrible suceso: la vivienda del profesor Julio Lago quedaba reducida a cenizas como consecuencia de un incendio.

Han sido constantes los informes y apoyos mostrados por este profesor de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de León contra la autopista eléctrica Sama-Velilla, diría más, él es uno de lo artífices intelectuales (sino el mayor) que ha sentado las bases y los argumentos científicos para luchar contra este despropósito. Hace poco más de una semana "La Nueva España" publicaba una entrevista en la que, una vez más, el profesor ponía en tela de juicio la política energética de Asturias.

Mientras se espera el esclarecimiento de las causas que propiciaron este incendio le enviamos a Julio Lago mucho ánimo y fuerza. Una casa es algo más que un techo bajo el que dormir o comer, se acumulan en ella multitud de recuerdos de toda una vida en infinitud de formas, de trabajo almacenado en ordenadores, libros o documentos, de sueños por realizar, etc. Decirle, si sirve de consuelo, que las inquietudes, los sentimientos, las emociones, los recuerdos, el conocimiento .., sobreviven a cualquier incendio.


Hoy quiero dedicar mi poesía a Julio Lago.


No se queman los recuerdos
Pues el corazón es su cobijo,
No se queman los recuerdos
Del lugar donde nacimos.

Ha de ser muy cobarde
Quien destruya el cobijo
De la gente que lucha
Para proteger el bosque, el manantial y el río

No cesaremos en el empeño
De salvar lo que es querido
Y seremos valientes gritando
¡No al acero maldito!

No queremos más cables
No más desatinos
Queremos los bosques
...Y el agua del río.

No se queman los recuerdos
Pues el corazón es su cobijo,
No se queman los recuerdos
Del lugar donde nacimos.

Puede que sea verdad
Que de tu casa, el espejo se ha ido
Pues en el se reflejan verdades
Y tú mentiroso has nacido.

Tu avaricia es tan grande
Que no sacia el bolsillo
Y la ignorancia es la madre
Que ha parido al delirio.

Realmente usted sabe
Que si en el monte he nacido
No habrá hijo de madre
Que me eche del mismo.

No se queman los recuerdos
Pues el corazón es su cobijo,
No se queman los recuerdos
Del lugar donde nacimos.

5 comentarios:

Berto dijo...

Hola Solrak,veo que estas trabajando muy bien tu poético blog,yo también te animo a seguir,un saludo.

María Rodríguez dijo...

Muy bonita la poesía Solrak, sobre todo me gusta esos versos en los que escribes:
"Que si en el monte he nacido
No habrá hijo de madre
Que me eche del mismo."

Ánimo a Julio Lago una vez más.

Sara dijo...

Solrak eres grande Poeta, eres una gran persona cargado de esos buenos sentimientos... que a otros, nos es a veces muy dificil plasmar y llegas tú y escribes tan bonito sobre todos los temas, tienes un don especial, se que si a Julio le hacen llegar esta poesia le encantará y te agradecerá este poético apoyo.
Yo me uno a tu apoyo a Julio, y le envio también muchos ánimos y que aquí estamos para cuando nos necesite.
A ti...como te dice Berto y te he dicho en otras ocasiones, sigue poeta, sigue con este blog tan entrañable, tan bonito, tan lleno de Solrak y los que te queremos tantooooooooooooooooooooooooooo, que el mundo necesita la poesia más que NUNCA.
Abrazotes mi poeta preferido.

JUACO dijo...

Muestro también mi solidaridad con Julio Lago. Como bien dices es uno de los mayores artífices en la lucha contra sama-velilla. Yo tuve la ocasón de verlo una vez en una charla en Ciñera, y sus informes eran arrebatadores.

Mi apoyo y ánimo a Julio Lago...

Bonita poesia..

Un saludo.

victor Rocco dijo...

Hola te vengo a desear un feliz año nuevo y a invitarte que leas mi nuevo poema: Necesidad del ser, chao gracias.