lunes, 25 de mayo de 2009

POLVO DE CARBÓN




Me convierto...en polvo de carbón
Y humo de pólvora quemada
Para acercarme al corazón
Del minero y sus entrañas,
Para sentir su desazón
Y el desconsuelo de sus almas,
Cuando han de decir adiós
Al compañero que les falta
...al amigo que se ha ido
Y que no verán mañana;
Quiero ser suspiro
De la madre callada,
La mirada perdida...
...de la esposa solitaria,
Quiero ser el pensamiento
Convertido en esperanza,
Quiero ser la esperanza
Convertida en realidad,
Quiero ser la lágrima
...que no caiga nunca más.


Hace un año........

Mi recuerdo, mi homenaje a todos los compañeros mineros que pagaron con su vida el tributo a la mina, a ellos que sin estar estarán por siempre en nuestros recuerdos y en nuestros corazones.

4 comentarios:

Sara dijo...

Mi queridisimo poeta....un año ya de lo de Beni...del zarpazo a Beni y su familia.
De lo de Argimiro, que se va recuperando, muy poquito a poco de aquel fatal accidente,y entre medias... el sustisimo del grupo dónde están los húngaros y el otro día... el accidente grave de Jesús, que deseo se recupere muy prontito y todo salga perfectamente.
Por ellos, Por ti y mi esposo (ambos muy buenos amigos) que sois también mineros, y por todos los valientes que habitais día a día, ese agujero negro, le pido a la santina Santa Bárbara por todos vosotros y que no tengamos que derramar ninguna lágrima más, que ella os guarde, os proteja y os bendiga.
Preciosa poeta, preciosa, trasmite esos sentimientos que dejais entre el polvo de carbón, el pan que nos traeis a casa, también entre polvo de carbón.
Muackkkkkkkkkkkk minero-poeta

Berto dijo...

Ninguna familia se recupera emocionalmente de estos golpes tan duros,el tiempo es la única medicina y solo actua de calmante.
Hace 30 años se mató un amigo íntimo (Mario)y hace 11 años se acidentaron mortalmente en la mina otros 3 compañeros,les sigo recordando...buff,me imagino las familias.

Mariluz dijo...

Precioso homenaje, qué bien escribes, y qué cierto todo lo que dices, palabras que se quedan cortas para expresar el dolor tan grande que se tiene que sentir con una pérdida así.

Como esposa de minero, espero no tener que derramar nunca esa lágrima. Ojalá las demás esposas tampoco.

Besos.

kiko dijo...

como siempre es un placer leer lo que escribes, pero si ello es referido a nuestros queridos mineros, todavia me llega más al corazón y me vienen imagenes y recuerdos de todos esos grandes hombres que ya no están con nosotros, pero que siempre los sentimos cerca.