jueves, 30 de julio de 2009

LA TRASTIENDA DEL OLVIDO


En la trastienda del olvido
surgen fantasmas del pasado,
en la trastienda del olvido
hay heridas que no han curado.
Y por eso, tu mirada incierta,
de ahí tu pesar mundano,
y si te atrevieras a entrar
en la trastienda del olvido,
y luchar, contra los fantasmas del pasado,
encontrarías al yo,
que poco a poco vas olvidando.
Las heridas podrías curar,
tu mirada no sería incierta,
y no existiría el pesar,
y tus hijos nacerían...
...bajo la sobra de la amistad.

2 comentarios:

Duarte dijo...

Algunas heridas se resisten a cerrar, lamentablemente. es cierto que el clima que se genera no es el adecuado para que tal hecho se concretice.

Abrazos

Sara dijo...

Y nuestros hijos...nacerian bajo el signo de la amistad...¡que bonito!¡que necesaria es esta amistad para generaciones venideras! !como tantos y tantos valores que se están yendo a la trastienda del olvido!
Precioso poema y no precisamente para olvidar, sino para tener siempre presente y cerquita, para recordar!!!!
Un abrazote Solrak